Qué es la Fe?

Introducción:

Uno de los mejores capítulos en toda la Biblia sobre la fe es el capítulo once de Hebreos. Cualquier estudio profundo sobre la fe debería incluir el estudio de esta carta y ver el ejemplo que nos dieron estos hombres y mujeres de fe.

De acuerdo a Pablo, ahora permanecen “La fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” (1 Corintios 13: 13). Creo definitivamente que los tres son importantes. Sin la esperanza de la vida eterna, no tendríamos razón por la cual vivir. Sin amor no podríamos experimentar la naturaleza de Dios en nuestras vidas. Estas dos son vitales al cristiano. Pero nuestro estudio hoy será sobre la fe.

Ilustración:

fe_724_482

Punto 1. ¿Qué es la Fe?

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1

La fe está en el tiempo presente. Lo cree ahora. Lo recibe ahora. Actúa ahora. Una de las grandes diferencias entre la fe y la esperanza está en el tiempo verbal. La esperanza está generalmente relacionada con el futuro, mientras tanto que la fe está relacionada con el presente.

A veces oímos decir que alguien está dando un paso de fe en una nueva aventura. Generalmente quieren decir que no saben lo que va a pasar o que es lo que el futuro tiene para ellos. Sólo sienten el impulso de hacer algo nuevo y lo hacen.

El tipo de fe definida en Hebreos 11:1 No opera de esta manera. En cambio, la fe verdadera en Dios tiene substancia. Cuando una persona se lanza en esta clase de fe, se estará parando sobre Roca sólida. LA SUBSTANCIA ES FE EN LA ETERNA E INALTERABLE PALABRA DE DIOS.

Podemos tener esperanza por algo durante muchos años. Mientras que continuemos esperanzados, eso estará simplemente fuera de nuestro alcance. Por el otro lado, hay muchas cosas que podemos traer a nuestras vidas por medio de la fe. Por ejemplo, la salvación es una cosa buena por la cual tener esperanza. Pero si queremos ser salvos, tenemos que ponerle substancia a nuestra esperanza y recibir a Cristo por fe, ahora mismo. Aunque no lo veamos aparecerse a través de las nubes, o no sintamos la “piel de gallina”, todavía somos salvos si hemos puesto nuestra fe en Jesucristo.

Aunque no haya evidencia física de nuestra fe, tenemos suficiente evidencia en la Palabra de Dios. La evidencia de lo que creemos es nuestra fe en la Palabra de Dios. Dios es un testigo. El nunca miente. Si tomamos a Dios por Su Palabra, esa Palabra va a pasar la prueba porque es eterna.

Punto 2. ¿Cómo Adquirimos Fe?

Así que la fe es por el oír, y el oír por la Palabra de Dios. Romanos 10: 17

La mejor manera de obtener fe es oyendo la Palabra de Dios. Es importante que no solo la escuchemos con nuestros oídos sino que también la escuchemos con nuestro corazón. El oír la Palabra de Dios en nuestros corazones se requiere mente abierta y hambre por el mensaje de Dios.

Sugiero que se lea la Biblia en voz alta, particularmente el Nuevo Testamento. Dígase las escrituras a sí mismo. Ponga su nombre donde el mensaje es personal. Haga una lista de las promesas que la Palabra de Dios tiene para usted. Por fe, crea, reciba y confiésela diariamente. La fe crecerá a medida que oímos continuamente la Palabra de Dios.

Punto 3. ¿Quién Puede Tener Fe?

Dios nos ha dado una medida de fe a cada uno, esto es, a los cristianos:

Conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Romanos 12:3

Pablo está escribiendo a los Cristianos en Roma., pero también  Dios nos da la fe que necesitamos para ser salvos antes de ser Cristianos.

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. Efesios 2:8

Evidentemente, cualquier persona que escucha la Palabra de Dios y la recibe puede ejercitar la fe. Eso incluye a todos aquellos que oirán y obedecerán La Palabra de Dios, salvos o en el proceso de ser salvos.

La gente que no oye la Palabra de Dios o que no la obedecen no tienen la clase de fe que es de Dios. La fe requiere el oír y el obedecer.

Y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe. 2 Tesalonicenses 3: 2

Punto 4. La Fe Actúa de acuerdo con la Palabra de Dios

Dios ha puesto una mesa delante de nosotros llena de abundantes bendiciones. Naturalmente hablando, si alguien pone una mesa hermosa de comida delante de nosotros sabemos qué hacer con ella. No nos sentamos deseando y esperando que podamos tener algo de esa comida. No nos quejamos a nuestro huésped de que no tenemos suficiente. Ni nos enojamos o ponemos bravos porque alguien en la mesa recibe una porción grande de papas a la crema. Comenzamos a servimos la comida.

Ha sido puesta delante de nosotros para que nos sirvamos y nos llenemos. Probablemente hay más en la cocina si vaciamos las ollas. Sabemos que todos los que están a la mesa tienen los mismos derechos y privilegios de recibir su porción de cada plato.

Ahora, La Palabra de Dios es lo mismo. Dios ha hecho amplia provisión para cada uno de nosotros para suplir todas las necesidades en nuestras vidas. El nos promete una provisión llena y abundante. Depende de nosotros si la pedimos y la tomamos.

Dios quiere que simplemente creamos Su Palabra y que tomemos lo que ha sido puesto delante de nosotros. Dios no se ofende si tomamos todo lo que necesitamos. Cualquier huésped se sentiría disgustado si descubre que uno de sus invitados no tuvo suficiente. El quiere que todos estén satisfechos. Dios es ciertamente el Creador Todopoderoso, mas El ha escogido servir una mesa para nosotros. Lo que recibimos de El va a venir como resultado de alcanzar y reclamar activamente Sus promesas.

Respondiendo Jesús le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Veté, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino. Marcos 10: 51-52

Punto 5. La Fe No Es Un Sentimiento

A veces la gente basa sus experiencias espirituales en sentimientos y emociones. Los problemas surgen cuando los sentimientos y emociones cambian. Si no han sido arraigados en la Palabra de Dios, la duda se levantará sobre si la experiencia ha sido genuina o no. Para que la fe sea consistente, debe estar basada en algo con más estabilidad que nuestros sentimientos. Nuestra fe debe de estar basada en Jesús:

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12:2

Ninguna persona es salva porque se siente salva. Es salva porque ha creído en el unigénito Hijo de Dios:

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Juan 3:18

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Juan 1:12-13

Los sentimientos son influenciados por lo que vemos, lo que leemos, y lo que oímos, pero el que tiene puesta su fe en Jesús puede sentirse muy bien hoy, cansada mañana, y sola la próxima semana, pero Aleluya!: La Palabra de Dios va a decir lo mismo ayer, hoy, y siempre:

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Hebreos 13: 8

Todos somos expuestos a cosas que no son consistentes con la Palabra de Dios. Si estas cosas controlan nuestros sentimientos y nuestros sentimientos controlan nuestra fe, podemos ser cristianos y todavía estar controlados por las artimañas de Satanás. Nuestra fe debe estar controlada por la Palabra de Dios, no por lo que sentimos, ni por lo que aparentan las circunstancias, ni tampoco por lo que otros nos dicen. “Porque andamos por fe, y no por vista” (2 Corintios 5:7). Nuestros ojos, oídos, corazón y boca deberían estar a tono con la Palabra de Dios.

No mirando nosotros a las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. 2 Corintios 4:18

Esta debe de ser nuestra fe, en las cosas eternas, no en lo que se ven.

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12:2

¿Cree esto? Recíbelo hoy como su Señor y Salvador Personal.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

Qué es la Fe?

| Sin categorizar | 0 Comments
About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>