RITUAL SATÁNICO: DESAPARICIÓN DE NIÑOS PARA SACRIFICIOS Y QUE HAYA MÁS ORO EN MINAS DE BOLIVIA

En Bolivia niños son ofrecidos en un ritual satánico denominado “Wajtacha”, donde los menores son sacrificados a la tierra para que haya prosperidad de oro en las minas. Este hallazgo se determinó con la desaparición de un niño de tres años con síndrome de Down. El cual encontraron en una mina de la ciudad de Oruro. Las investigaciones de las autoridades presumen que el infante lo secuestraron para sacrificarlo en el ritual satánico.

Las autoridades de la ciudad de Oruro en Bolivia, aseguraron que investigaron el abandono del menor. Pero, tras las pesquisas determinaron que estaban ante un delito de tentativa de infanticidio. Y aseguran que el menor de edad lo secuestraron para realizar el ritual satánico llamado “Wajtacha”.

“Se trata de un caso de abandono de menor que posteriormente se amplió a presunto infanticidio en grado de tentativa”, afirmó Tania Moroco, directora de la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia de la ciudad de Oruro, Bolivia.

Agrego que el niño lo secuestraron en La Paz, Bolivia y luego lo trasladaron hasta la mina de San José, donde realizarían el sacrificio humano.

Otros casos de ritual satánico

Por otro lado, precisa que este no es único caso que ocurre en Bolivia de sacrificios de niños con impedimentos físicos o mentales. En este sentido, mencionó que en septiembre del 2018, un menor de ocho años, con dificultades para hablar, lo secuestraron. Según la versión oficial este niño lo secuestraron mineros informales para ofrecerlo a la tierra, como un requisito para el ritual satánico.

Esto lo descubrieron porque los padres de menor recibieron una carta, dos días después de su desaparición. La cual les indicaba que el niño Norberto Condori Chambi, mineros lo llevaron para hacer el ritual satánico, en la mina y luego enterrarlo en horas de la noche.

Quienes son parte del ritual wajtachallevan a los menores, entre ellos bebés, acompañados de serpentinas tal cual una fiesta.

Los medios de comunicación bolivianos, aseguran que los mineros ofrecen grandes cantidades de dinero a los padres a cambio que no digan la verdad. Pero, hay quienes compran a las autoridades para que no hagan las investigaciones respectivas de los casos.

Se calcula que durante el 2018 se registraron cuatro de estos tipos de casos, según informaciones locales. Por tanto, estos casos tienden a aumentar.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *