MILAGROSO: Desahuciado por la ciencia, se levanta del coma tras poderosa oración

Armando Salazar tiene 56 años y sufrió un infarto minutos antes de entrar en un paro cardíaco, su hijo de 13 años llamó a la emergencia después de ver a su padre desmoronarse mientras cocinaba.

Durante algunos minutos, los socorristas intentaron salvar a Salazar hasta que finalmente sintieron su pulso y lo transportaron al hospital. Ante la gravedad del escenario que se encontraban, los médicos le dijeron a su esposa, Gracie Lisa Salazar, que no creían que su marido podría sobrevivir en las próximas 24 horas, pero pasó más de una semana en coma.

Casi tres meses después, Salazar está prácticamente recuperado, lo que consideran un  verdadero milagro. Ellos acreditan la recuperación de Salazar a su fe y oración firmes. «Ellos estaban diciendo»Él va a ser un vegetal‘, dijo Gracie. «Y yo dije: ‘No; el va a quedar bien. Él está en las manos de Dios».

Salazar fue llevado rápidamente para el servicio de urgencia el 15 de marzo. Ocho días después, aún en coma, fue trasladado al Hospital Metodista de San Antonio para cuidados adicionales. El 25 de marzo, él despertó sin ningún daño cerebral, avisaron a los médicos a su esposa.

«Yo sabía que si Dios podría hacer un milagro en mi vida«, dijo Salazar.

Una vida de milagros

Alrededor del 15% de las personas que sufren un ataque al corazón mueren de ella, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Pero si este ataque al corazón lleva al paro cardíaco, como en el caso de Salazar, las posibilidades de supervivencia son mucho menores. Menos del 10% de las personas que sufren paro cardíaco fuera de un hospital sobreviven, de acuerdo con la American Heart Association.

El ataque al corazón fue el último de una serie de desafíos enfrentados por Salazar en su salud. Él tuvo partes de sus piernas amputadas a causa de la gangrena, limitando su capacidad de trabajo.

En el 2015 Salazar fue informado de que había sufrido un ataque al corazón años antes y que el daño en su corazón era permanente. «Ellos me dijeron: ‘Sr. Salazar, no tienes la oportunidad de vivir. Usted necesita un trasplante de corazón«.

Salazar dice que él y Gracie Lisa se conectaron por la fe que ambos buscaban para superar las dificultades, «Yo pedí a Dios para enviarme a alguien que me ama de la manera que estaba, porque me sentía deformado«, «Y Dios la trajo a mi vida, lo que me dio mucha esperanza».

Armando cuenta que siente gratitud renovada y sentido de propósito desde que dejó el hospital. Él va regularmente a la fisioterapia en Cuero, ganando fuerza suficiente para caminar usando sus piernas protéticas, lo que él no era capaz de hacer desde antes de su ataque al corazón.

Pero Salazar dijo que quería compartir su historia para ayudar a otros a pasar por períodos difíciles similares en sus vidas y recordarles tener fe. Quiero esparcir la fe en Dios, quiero que la gente sepa: no importa lo que la vida traiga, usted necesita entender que Dios nos ama», dijo.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *