Orar es hablar, comunicarse con Dios. Sabemos que la comunicación es determinante si queremos relacionarnos, por lo que debemos aprender a hacerlo, especialmente cuando buscamos una respuesta del